Vivir en la verdad, denunciar el mal allí donde existe.

“El rey Herodes oyó hablar de Jesús, porque su fama se había extendido por todas partes. Algunos decían: «Juan el Bautista ha resucitado, y por eso se manifiestan en él poderes milagrosos: Otros afirmaban: «Es Elías». Y otros: «Es un profeta como los antiguos». Pero Herodes, (…)  (Marcos 6,14-29).

Vivir en la verdad, ser profeta, denunciar el mal, puede llevar consigo la persecución y la muerte: así también el Bautista, y Jesús mismo, los apóstoles después de la Pascua, y los profetas de todos los tiempos. Tal vez nosotros no llegaremos a estar amenazados de muerte. Pero sí somos invitados a seguir dando un testimonio coherente y profético, a anunciar la Buena Noticia de la salvación con nuestras palabras y con nuestra vida. Habrá ocasiones en que también tendremos que denunciar el mal allí donde existe. Lo haremos con palabras valientes, pero sobre todo con una vida coherente que, ella misma, sea como un signo profético en medio de un mundo que persigue valores que no lo son, o que levanta altares a dioses falsos (J. Aldazábal).

Humanamente, aparentemente, es un fracaso; la misión siempre lleva consigo: «Como trataron al maestro, así también seréis tratados.»

¡La pregunta sobre Cristo sigue siendo actual hoy también! Después de “Jesucrist superstar” vemos a muchos que admiran su figura, pero no abarcan su misterio como Dios. Señor, danos la Fe. Señor, aun en medio de nuestras dudas; conserva nuestras mentes disponibles y abiertas a nuevos y más profundos descubrimientos. ¡Revélate! Arrástranos en tu seguimiento hasta tu abismo, hasta la región inaccesib1e a nuestras exploraciones humanas, hasta el misterio de tu ser. Pero para ello se precisa una lenta, frecuente y perseverante relación. Una enamorada no descubre en un solo día todas las cualidades de la persona amada. ¿Cuánto tiempo paso cada día con Cristo? ¿Por qué me extraña pues que te conozca tan poco?

Llucia Pou Sabaté

 

Guardar

Filosofía del sentido común

Resultado de imagen de Papa Francisco gif interactivos«No llores por lo que perdiste, lucha por lo que te queda.

No llores por lo que ha muerto, lucha por lo que ha nacido en ti.

No llores por quien se ha marchado, lucha por quien está contigo.

No llores por quien te odia, lucha por quien te quiere.

No llores por tu pasado, lucha por tu presente. No llores por tu sufrimiento, lucha por tu felicidad.

Con las cosas que a uno le suceden vamos aprendiendo que nada es imposible de solucionar, solo sigue adelante»

          (Jorge Mario Bergoglio, Papa Francisco).

Nacimiento y muerte: puertas de entrada y salida. Subimos peldaños.

En la entrada Entrevista a la Dra. Elizabeth Kubler Ross (La pérdida del ser querido)  decía la doctora queResultado de imagen de camino de perfeccion gif interactivos «la experiencia de morir es casi idéntica a la experiencia del nacimiento». Efectivamente, vida y muerte no son más que rellanos ante nuevas puertas y nuestra VIDA  es un camino de perfección por el que ascendemos, perfeccionándonos, aunque no nos demos cuenta.  Y no nos damos cuenta porque la materialidad nos ciega, es como aquello de que las ramas no nos dejan ver el bosque.

Nacemos limpios, sin recuerdos,o eso es lo que cree la mayoría; pero los recuerdos están, saldrán alo largo de nuestra estancia en este mundo, algunos llegarán a comprenderlos y otros no, pasarán sin ver.

El sentido de la existencia es perfeccionarse y mientras lo hacemos vivir con la mayor felicidad posible. A esto se aprende. A vivir feliz se aprende. Pero supone algunos sacrificios, entre ellos está el alejarse de la materialidad, ganar en espiritualidad, ser conscientes, ver y sentir desde nuestro propio centro, que algunos no saben ni que existe.

Hay que centrarse, ordenarse por dentro, ello hará que nuestra apariencia sea más ordenada también, más amable y bella. Nuestra apariencia refleja lo que somos,nuestro interior, nuestro estado evolutivo.

Tenemos un arma en el camino de perfección y esta es practicar la bondad, el bien. Lo que importa no es tanto qué somos o qué tengamos como qué tal somos de grandes o de pequeños espiritualmente. Y esto no tiene nada que ver con el estatus social ni con los conocimientos adquiridos en esta vida.

Todo lo que somos no lo hemos adquirido en esta vida. Todo lo que somos es una suma de «vivencias» que conservamos e incrementamos en nuestras sucesivas vidas, en nuestras sucesivas experiencias, independientemente delaforma exterior que adoptemos, independientemente del vehículo físico que adoptemos y ocupemos.

 

MCarmen CB

Guardar

Entrevista a la Dra. Elizabeth Kubler Ross (La pérdida del ser querido)

Resultado de imagen de Dra. Elizabeth Kubler Ross gif interactivo

 

(Fue una gran experta en el tema del dolor y la muerte, acompañó en los momentos de morir a más de 20.000 personas, y se preocupó y elaboró una explicación sobre el más allá; fue una experta en humanidad. Pongo sus respuestas en cursiva. Si está algo chiflada o no, cada uno es libre de opinar, pero es bonito lo que dice. Claro que alguna cosa no es real del todo, porque los que mueren no tienen aún cuerpo… pero basta tomarlo como un cuento para explicar algo real, con un ropaje fantástico, o mágico. También hay que decir que la pobre quería comprender a todos, de cualquier religión, y exagera el parecido entre religiones, le falta algo: en Jesús somos todos llamados a la salvación, sea cual sea el camino -la religión- que uno siga en rectitud de conciencia. Quería poner estas notas al principio para orientar en esta lectura…)

La muerte, una graduación: Luego de ayudar a enfrentar la muerte a miles de personas, lo que viene después ya no es misterio para usted. Describe los distintos estadios del desprendimiento del cuerpo, la capacidad para percibir todo cuanto ocurre en el momento de la muerte y que no morimos solos. Y lo dice claramente. Me pregunto cual es su respuesta a los críticos que ven todo como una fantasma. ¿Cómo puede usted estar tan segura?

Bien, se trata de la diferencia entre creer algo y saber algo. Investigué todo esto durante quince años y si, mas allá de la sombra de toda duda. Lo que la gente experimenta a cada paso en las experiencias cercanas a la muerte es verificable.

¿Cómo?

Para verificar la integridad de la persona al desprenderse del cuerpo físico, entrevistamos a ciegos que no habían tenido percepciones luminosas durante diez años o mas y les preguntamos qui vieron durante sus experiencias cercanas a la muerte, y nos describieron qui ropas usaba la gente, aquí joyas, relojes y armazones de anteojos llevaban. Al volver a la vida son tan ciegos como murciélagos, como antes.

¿Qui puede decir del concepto de encontrarse con los seres queridos en el momento de la muerte?

Eso es fácil de verificar. Lo controlé con niños que habían sufrido accidentes familiares múltiples donde la mayoría, no todos, resultó muerta. Los niños seriamente heridos son enviados siempre a unidades de traumatología o de quemados, y no se les dice quienes murieron en el accidente. Los visito dos o tres días antes de la muerte. En un momento determinado se produce en ellos un cambio psicofisiológico. Cuando están en coma, despiertan; cuando estuvieron muy inquietos, se calman. Entonces les hago compañía y les pregunto: ¿Puedes contarme qué experimentaste? Y no me miran a mí, sino a través de mí. Es como si interrogaran qué razón me llevó a formular este interrogante. Y entonces dicen con toda calma e increíble serenidad: «Ahora todo esta bien. Papa y mama me están esperando». En quince años no tuve un solo caso de un niño que no mencionara a otra persona que le precediera en la muerte en por lo menos diez minutos.

Resultado de imagen de Dra. Elizabeth Kubler Ross gif interactivo

¿El chico sabe de la muerte de miembros de su familia y usted no, o no hay otro medio por el cual pueda saberlo?

No son informados. Todos mantienen el secreto temiendo que al saber la muerte de su mama abandonen toda esperanza y dejen de luchar por la vida.

Usted trabaja mucho con niños moribundos y dijo que son diferentes de los niños sanos y posiblemente también de los adultos moribundos.

Sólo son diferentes los chicos que estuvieron enfermos por mucho tiempo, porque su reloj espiritual comienza a funcionar antes. En los niños normales, esto suele no ocurrir hasta la adolescencia. Pero un niño de nueve años que tuvo leucemia desde los tres, pasó dos tercios de su vida en un hospital, sin ir a la escuela, sin amigos. Hay mucho sufrimiento, y esto estimula el desarrollo prematuro del reloj espiritual. Por eso los chicos que han estado enfermos son muy diferentes de los que mueren jóvenes, atropellados por un automóvil.

¿Estos chicos son capaces de compartir sus experiencias? Usted se refiere a ellos como teniendo experiencias extracorpóreas. ¿Pueden compartir estas experiencias con sus padres?

Depende de la clase de padres que tengan. La mayoría de mis pacientes pequeños pudo compartir esas experiencias.

¿No es esto demasiado amenazante para ellos?

Para cierta gente lo es, pero pienso también que están preparados por la enfermedad del chico y esta abiertos a diferentes cosas de las que antes no eran receptivos.

Es difícil enfrentar la muerte de un niño. ¿Por qué cree usted que algunos nacen solamente para pasar unos pocos días en este mundo?

Pienso que los pequeños que mueren jóvenes vienen al planeta Tierra como maestros. Y la muerte de un niño es una enseñanza increíble. La gente cambia totalmente, como 180 grados.

¿De manera que Usted cambia por las experiencias que ellos tienen?

Sí.

¿Y usted los ve como elegidos, y no como infortunados?

No, no son infortunados Ellos están en la “escuela” sólo por un breve tiempo, en tanto nosotros pellejos viejos, debemos aprender durante cincuenta, sesenta, setenta, ochenta noventa años.

¿Quiere decir que, en realidad, aprendieron tanto que pueden irse pronto?

Sí, o que vinieron con un propósito específico: ayudar a sus padres a tener mayor comprensión, amor o compasión.

Es también por medio de los niños, creo, que usted aprendió de ángeles guardianes y otras cosas que suenan a fantasma de escuela dominical.

!Oh, mucho! Y cuando ingresan al primer grado sus padres dicen: «No hables con esos amigos imaginarios. Ya eres un chico grande». Y eso los hace callar la boca. Pero al estar moribundos los perciben nuevamente y siguen hablando con ellos.

¿Cada persona tiene un ángel guardián?

¿Qui papel juegan en nuestra vida? Obviamente, no nos ayudan a evitar tragedias.

Resultado de imagen de Dra. Elizabeth Kubler Ross gif interactivo

No. Lo que no les esta permitido es ayudarnos a interferir con nuestra libertad de elección. La libertad de elección es el más grande de los dones de Dios. Pero somos responsables por todas las elecciones y de cada consecuencia de esas elecciones. Las tragedias son oportunidades de crecimiento y de aprende por qui estamos en un cuerpo físico. Nadie gustaría de una vida donde todo esta servido en bandeja de plata, carente de tormentas de viento.

¿Y los guías están allí para consolarnos?

Nos guían, nos conectan con al gente apropiada en el momento oportuno, en el lugar correcto. Literalmente nos guían para que nos mantengamos en el camino, en la ruta principal, para que podamos cumplir la misión o el propósito que elegimos antes de nacer.

Si conectamos eso al concepto de sincronicidad de Karl Jung, ¿el ángel guardián nos ayuda a reconocer ese evento sincrónico?

Sí. No hay coincidencias. Yo las denomino «manipulaciones divinas» si en toda su vida no chequea mas que las llamadas coincidencias, entonces sabrá hasta qui punto es guiado, dirigido y amado.

¿De manera que eso tiene significado?

Sí, significado positivo.

Todos los períodos de la historia tienen grandes tragedias. Actualmente la gente muere de hambre en Somalia y mas cercanamente tenemos, por ejemplo, la epidemia de sida. ¿Cual es el propósito de estos sufrimientos?

Creo que Dios esta detrás de todo esto. Estamos en medio de la Madre Tierra, porque la Madre Tierra también tiene sida, esta muriendo por la polución, por nuestra negligencia, por arrojar materias tóxicas. Y pienso que todo el planeta esta en un periodo de renacimiento, de renovación y construcción y mi intuición -no mi conocimiento-es que estas pocas almas heroicas optaron por tener sida para intensificar la limpieza del planeta, para que la gente se torne menos gomita, menos agresiva, menos discriminatoria, y tenga mas amor, comprensión y compasión.

¿De modo que sufren por nosotros y por la Tierra?

Sí. Y es una enorme intensificación natural de su crecimiento espiritual.

Pienso en el concepto de Nietzsche del «amor fati» (el amor al propio destino), pero temo que puede ser difícil amar ese destino personal cuando uno se esta muriendo de hambre o de sida.

Uno de mis guías me dijo que deseaba volver a la Tierra una vez más. Quería morir de hambre siendo niño por nuestra polución, nuestra negligencia. Y le dije:» ¿Puedes ser tan estúpido? Y con gran amor y serenidad respondió: «Eso intensificaría mi compasión.»…

¿Tuvo usted alguna experiencia extracorpórea que la afirmara en sus conclusiones?

He tenido varias experiencias.

Guardar