Sal y Luz

Sal y Luz

     «Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa ¿con qué se salará? No vale sino para tirarla fuera y que la pisotee la gente.
Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en lo alto de un monte; ni se enciende una luz para ponerla debajo de un celemín, sino sobre un candelero a fin de que alumbre a todos los de la casa. Alumbre así vuestra luz ante los hombres para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los Cielos.» (Mateo 5, 13-16)

Sal y Luz:

     (Pero si la sal se vuelve sosa ¿con qué se salará? No vale sino para tirarla fuera y que la pisotee la gente.)

Salario deriva del latín salarium, que significa pago por sal:

   

 Salario. En Roma a los soldados les pagaban una parte en sal (gastándose poco a poco), no había otra forma de conservar los alimentos. En una buena comida si damos la receta no mencionamos la sal, si acaso se dice: y una pizca de sal. Pero si no la pones la comida no sabe a nada.

La sal del Evangelio:

Todos los cristianos bautizados son discípulos y misioneros están llamados a convertirse en un Evangelio vivo en el mundo: con una vida santa dará «sabor» a diferentes ambientes y se defiende de la corrupción, como la sal (Papa Francisco).

. La sal no espera ser reconocida. La luz se abre de forma humilde y sencilla y sin estos dos elementos no sería posible la vida de los cristianos.

 Miguel Pons Morito


Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.