Canto a la vida no nacida. Jornada a favor de la vida (La pérdida del ser querido)

Celine Dion contaba, al acabar de tener un hijo, que ella vivía gracias a un sacerdote católico, pues cuando su madre quería abortar al saber que iba a tener el hijo n. 14, le dijo que no podía acabar con una vida que no le pertenecía, «que no tenía derecho a ir contra la naturaleza», y por eso vivió la cantante del tema de «Titanic»: «a partir de ese momento de recuperarse del desánimo, ya no perdió ni un minuto en autocompadecerse y me quiso tan apasionadamente como amó a los anteriores”. Elizabeth Klein cuenta que con una infección de vagina y con 3 hijos que cuidar, por un error quedó embarazada a sus 40 años. Recibió una fuerte presión psicológica para abortar, ante el riesgo de síndrome de Down de la futura criatura, y ella había escrito sobre este “derecho” de la mujer, y deseó el aborto, “hasta que, tumbada en una litera donde tendría lugar la amniocentesis, vi por la pantalla del scanner la cabeza perfectamente formada del niño que lleva dentro… ¡sentí que yo amaba a aquel niño!” y esta visión transformó el embarazo de “accidente” a “positivamente querido”. “Y desde que ha nacido no puedo entender la vida sin ella… es un hijo de propina». Cuando una madre aborta, queda llena de tristeza: “siento no haberte amado, lo siento mucho”… suelen decir. Luego, la depresión, se van con la tristeza de no haber tenido los recursos para amar. Son decisiones diferentes. Una, la de tener un hijo a 40 años, cuando podía tener tranquilidad, y prefiere la propina de un hijo; la otra, que no se atreve a aceptar el regalo de la vida, y la apaga.

Gobiernos y leyes pro-aborto. Se ha ampliado el aborto en España. El problema para muchos políticos no es si se mataba o no a un ser humano, que eso parece que no les importa, sino “hacer carrera”. La batalla sobre este tema no ha acabado, pues está en la opinión pública. Habría que apelar a la verdad interior de las cosas y no a las modas o a las votaciones. La pregunta es: “¿se puede votar todo, o hay valores que están fuera de cuestión?” Pues Hitler también fue apoyado por una mayoría en Alemania y en Austria.

Una joven de diecisiete años fue a abortar fuera de España. Una semana más tarde escribía: “¿Sabes? Hay momentos en los que me siento tan ridícula, que me ahogo en una gota de agua. Me siento sola y estoy notando una falta de interés por todo lo que me rodea. Sé que no soy la única que ha pasado por esto y sé también que otras lo han tenido mucho más difícil, pero me siento tan indefensa e inútil, tan niña e inexperta que me falta la suficiente fuerza de voluntad para volver a empezar. Quisiera hacerte entender lo extraña que me siento. Las noches me están siendo largas y los días son inacabables. Basta cualquier cosa, cualquier gesto, para que sienta cómo las lágrimas se asoman a mis ojos. No puedo, no debo llorar porque tendría que dar una explicación al hacerlo. Te necesito, pues no he asimilado todavía lo que hecho. Cuando pienso que antes para mí la máxima realización era tener un hijo, me siento como una sucia hipócrita… El tiempo borra las heridas, pero yo sé que… hay cosas que jamás se olvidarán.

Sólo soy una adolescente… creía ser una mujer. La realidad me ha hecho ver que no soy más que una niña… Ahora mi destino no tiene más que un fin: recobrar la alegría de vivir, pues la vida es el más que todos los regalos del mundo y no se la puede rechazar” (María G., en “Misión Joven” 1985).

Son valores que tienen que acogerse en la opinión pública, por encima de utilitarismos: la famosa cuestión planteada estos días, bajo aspectos más o menos dramáticos: “si no quiero este nacimiento, ¿para qué sirve esta vida?” El argumento de la adolescente violada no es tan fuerte, pues basta dar una información, de que como ante cualquier veneno, también en este caso de agresión injusta basta un simple lavado interno. El que estos valores aniden en la mente de la opinión pública, y el primero el valor de la vida humana, significa que aniden en cada corazón, pues el corazón de los hombres es la única arma que puede ganar el egoísmo del mundo, y la batalla del amor es la única clave de la felicidad.

Recuerdo que cuando Celine Dion tuvo un hijo, se habló también que ella vive gracias a un sacerdote católico, pues cuando su madre quería abortar al enterarse que iba a tener el hijo número 14, le dijo que no podía acabar con una vida que no le pertenecía, «que no tenía derecho a ir contra la naturaleza», así decía la cantante de la canción de Titanic. Y “en cuanto mi madre se recuperó del desánimo, no perdió ni un minuto en auto-compadecerse y comenzó a amarme tan apasionadamente como había amado a todos los demás hijos».

Pienso que en este tiempo de tanta «cultura de la muerte» es muy bueno reflexionar sobre las imágenes que ha publicado por ejemplo National Geografic, y que están publicadas en la red, por ejemplo en y los videos siguientes que ahí se señalan, aquí pongo una foto de la secuencia. Se sigue en 3 y 4D, técnicas de ecografías, etc. cómo evoluciona la formación de la criatura desde la concepción hasta el nacimiento.

Elizabeth Klein decía en un artículo que, con una infección de vagina y con 3 hijos, se quedó por un error del control de natalidad-en estado, con sus 40 años. Recibió una presión psicológica muy fuerte, ya que ella había escrito sobre el derecho de la mujer a abortar, pero «al menos por esta vez, pensaba que eso no era para mí. En el mejor de los casos, el aborto es una decisión difícil y dolorosa, algo que no se hace sin una grave necesidad», dijo. Le presionaron con que podría ser que naciera el bebé con el síndrome de Down, y deseó el aborto. «Hasta que, tumbada sobre la camilla donde tendría lugar la operación, y vio en la pantalla del scanner la cabeza perfectamente formada del niño que llevaba dentro, y… ¡Yo quería ese niño!»; esa visión «transformó mi último embarazo de accidente en algo positivamente querido. Desde que nació la pequeña ya no podemos entender la vida sin que estuviera ella», porque les alegra la vida. El título del artículo es «un hijo de propina».

¿Todas actúan así? No. Vemos otro caso, el de Elinor Nelson, que al recibir la noticia de otro embarazo, cuando tenía también 3 hijos, precisamente trillizos (por fecundación artificial, ya que no podía tener hijos, pensaba, pero ocho meses después quedó en estado). Tenía miedo de matar a su hijo, «me repugnaba la idea de tumbarme en una mesa de operaciones y que me sacaran esa vida de mi interior con una aspiradora». El radiólogo le enseñó la localización del feto, y hasta el latir del corazón y las dimensiones. Cuando abortó, estaba «abrumada de tristeza. ‘Me sabe muy mal no haberte querido –le dije al feto-. Me sabe muy mal». Después, la depresión, que se fue por fin… pero quedó la profunda tristeza de no haberlo querido. Son dos decisiones diferentes. Una, la de tener un hijo a 40 años: ya no podrían ir al cine o salir, pero tenían la propina de un hijo, cuando los demás ya habían crecido; el otro, una joven que no se ve con corazón de tener otra criatura: no quiso el regalo («The Human Life Review», Nueva York 1993). En el mismo lugar Stan Sinberg publica que estaba en un banquete de boda, y dijo enfadado, ya que era partidario del aborto, que un amigo ya tenía un hijo sólo un año después de casarse. La madre, que estaba al lado, le explicó después de que ella lo había tenido con él «un poco pronto», y quería abortar «por no ir con traje de novia en estado», pero que su padre dijo que no encontró a nadie para hacer el aborto (en realidad, parece que no buscó demasiado…). «¡Qué ironía!: Yo, partidario del derecho a abortar, estoy vivo gracias a que mi madre no tuvo este derecho».

Mientras tanto, es necesario emprender acciones de apoyo para evitar que las mujeres se vean abocadas a recurrir al aborto, y defender el derecho a la vida de los no nacidos. Lo otro «es una salida traumática a una situación aún más traumática «(L. Origlia), y es allí donde debe ir la política, a solucionar estas situaciones traumáticas… pues tenemos que defender que nadie es árbitro de la vida humana ya existente. No debemos juzgar la culpabilidad que tienen las madres que matan los hijos antes de que nazcan: la madre tiene un instinto (todo lo sabemos, por los psicólogos) que el trauma del aborto se graba muy fuerte en el alma de la madre, porque ella sabe que tenía un ser humano en su vientre, que era su hijo, estar vivo, y que no está aquí… La sociedad debe procurar otras vías para solucionar los problemas reales que puede tener una madre, para no verter a ninguna persona hacia soluciones aparentes, que no arreglan nada, y lo estropean todo.

Viviana es una chica de buen corazón, le costaba abrirse, decía, porque “es un tema delicado… fue el año pasado, algo que nunca pensé que me pasaría a mi, pero la vida es así, sorpresas que nos tiene preparada, llevaba 2 meses con este chico, no sé cómo pasó y me quedé embarazada, no sabía qué hacer; la primera cosa que me pasó por la cabeza fue el aborto: no tenía ni idea de qué me pasaba, lloré y mucho, me sentí fatal, no lo sentía mío a ese bebe, en casa no sabe nadie, lo sabe una persona, que no me apoyó en la decisión que tome…

-Sigue, ya imagino lo que sufriste…

-El chico con el que salgo no tiene ni idea, habíamos hablado de que no estábamos preparados para eso…

-Sé que hice mal, y aun me duele lo que hice, pero creo que Dios que lee nuestros mas profundos pensamientos sabrá que estoy arrepentida por ello, no podía tenerlo no estaba preparada para ser mama…

-Es verdad que Dios lee nuestros pensamientos y nos perdona siempre… antes de que le pidamos perdón.

-Fue bastante doloroso, algo que nunca en mi vida me podré olvidar; antes de todo, era diferente, vivía con esa ilusión de ser madre, pero cuando tuve la oportunidad no fui capaz de serlo… mi primera decisión fue no tenerlo. Pero vi un power-point con un mensaje sobre la vida del no nacido y me sentí mal, porque era como que esas palabras esa personita me las decía…

-Ya, pero como tanta gente aborta quizá no lo hiciste pensando en matar, sino que te dejaste llevar por el ambiente, en el que uno no piensa que es tan grave.

-Tenía muchas ganas de contarlo a alguien para sentirme mas tranquila, en paz con Dios…

-Hoy (lunes de la 5º semana de cuaresma) en la Misa sale el encuentro de la miseria humana con la misericordia divina. Traen una adúltera para matarla, y vemos la actitud de Jesús: – “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te ha condenado? – Ninguno, Señor. – “Yo tampoco te condeno; vete y no peques más”. El sentirse perdonado va muy ligado a la correspondencia de amor. Quien se sabe amado y perdonado, devuelve amor por Amor: «Preguntaron al Amigo cuál era la fuente del amor. Respondió que aquella donde el Amado nos ha lavado nuestras culpas» (Ramon Llull). Ponernos cara a cara ante Dios, mirar a los ojos del Señor en la Cruz, es acudir a manifestarle personalmente nuestros pecados en el sacramento de la Penitencia, donde Jesús sigue diciendo: “Yo te absuelvo de tus pecados…”

-Bueno, creo que me he alejado de Dios, y se que Él no nos castiga pero con esto, me he apoyado con todo mi corazón en él, al contártelo me he abierto a Dios. Desde hace tiempo lo había abandonado un poco, antes de esto me han sucedido cosas, por culpa mía, porque me lo he buscado… pero siempre he rezado y le pido que me ayude a confiar en mi misma, a saber siempre seguir por el buen camino de la vida… el año pasado fue bastante mal, tuve una decepción amorosa, luego me robaron del coche los documentos, un día que salí un viernes y bebí y me cogieron los polis con alcoholemia y me multaron, y me quitaran el carnet por tres meses…

Dejamos aquí a Viviana. Pasa el tiempo, y las secuelas salen. Recuerdo una chica que abortó, y me encontré un mensaje en el móvil: aún conservo la grabación (para ejemplo de otros, ella lo quiso), pues es sintomática de lo que no se dice que pasa a quien pasa por esto, aquí la transcribo: “era para hablar contigo… no paro de dar vueltas a todo lo que pasó, todo lo que hice… no puedo… pienso en ello noche y día… cuando me voy a dormir cojo mi peluche y me lo pongo en la barriga, pensando como si estuviera en estado… no sé… no sé (piensa en su hijo) se me hace muy duro, si pudiéramos hablar un rato, porque yo ya no sé qué hacer, estoy desesperada…”

Había sido ligera de cascos, hecho de Stripped, etc. Luego, con el tiempo, se rehizo y conoció el amor; hace poco me mandaba una foto de un hijo y vivía feliz… Pero volvamos a Viviana, la chica del carnet y la fiesta, que todavía anda un poco perdida, pues al cabo de un tiempo…

-Me da mucha pena decírselo y a la vez vergüenza; sé que no debía haberlo hecho y no tengo perdón de Dios, estuve embarazada por segunda vez. Realmente siento lo que hice; Dios sabe lo mal que me siento por lo que hice; no sabía qué hacer, esta vez el padre del bebé lo supo… fue mi novio, se lo conté, la primera vez no lo supo, me siento arrepentida por lo he hecho y es cada noche que pienso en ello, él me dijo que me apoyaba en la decisión que tomase, el no me dio a elegir, la decisión la tome yo sola.

-Dios perdona siempre…

-Él aún es inmaduro, no me apoyaba en la manera que yo quería, me sentía sola en el tiempo que estuve casi no llamaba una vez a la semana, ahora lo hace también pero yo necesitaba y quería mas por parte suya. Es muy doloroso a parte de saber que uno no sabrá nunca que podría haber sido un niño o niña.

-Ya, es algo que no conozco pero por lo que he visto en otras chicas luego es duro pensar en el niño, he visto que con el tiempo se les va la pena cuando son madres. La paz de Jesús es importante, y tienes que ir centrando esto que tienes dentro que es buscar el amor y no perderte, no puedes volver a hacerlo, ya te dejaré leer algo si quieres, pero ser madre es algo estupendo, y no puedes hacerlo más. Te lo tienes que plantear: valorar el amor, la maternidad, todo esto, que comenzamos a hablar…

-Esta vez es diferente a la primera me siento mas dolida, necesito realmente confesarme por el pecado tan grande que he cometido, pero sabe no pensaba en mí pensaba en el bebe, que padre le tocaría que a lo mejor mas adelante seriamos solo los dos y un niño creo se merece tener a sus padres juntos sea para bien o para mal.

-No es verdad, el hijo siempre es un don y una madre lo tiene que aceptar, te lo tienes que plantear: valorar el amor, la maternidad…

-Pero es difícil, una madre sola le cuesta mucho, yo al menos no tenia planeado tener un bebe ahora… pero gracias por escucharme.

-Ya… pero las dificultades no son imposibles, en cambio hay cosas que no hay que hacer nunca… pero hay mucha ignorancia… se dicen muchas mentiras, como tú hay mucha gente engañada… seguiremos… tranquila, y ya hablaremos cuando puedas, ¿vale?

Recuerdo que “pro-vida” difundió la carta de una mujer que pedía su publicación, y me parece interesante comentar algunos puntos breves de la misma: «Veréis, son las siete menos cuarto de la mañana del 25 de diciembre del 2000, otra noche más en blanco. Hace cuatro días, a pesar de todo, dormía. Ahora el sueño es una utopía. Tengo 31 años y he matado deliberadamente a mi hijo». Como se decía en la película “una historia verdadera”, también esta chica cuando supo que estaba embarazada decidió no contárselo a nadie, ni siquiera a su novio, con quien estaba pasando un tiempo en Estados Unidos. «Pasé un mes y medio de angustia controlada, fingiendo que todo iba bien, pero estaba embarazada y angustiada. Todas mis preguntas eran, ¿Qué voy a hacer? ¿Engordaré? ¿Se me notará? ¿Que voy a hacer yo con un niño?».

Sumisa en pensamientos negativos sobre su vida, que le parecía “absurda”, seguía diciendo: “volví a España tan pronto como pude, calculando el tiempo que tenía para llevar a cabo mis planes: librarme de aquello que me incordiaba». Es la huida hacia delante, quitar el problema de la manera más rápida, sin saber que muchas veces la recta no es el camino más certero para llegar a los sitios. Fue a abortar acompañada de una amiga, hablando de cosas intrascendentes, como el que va “al dentista”, pero por dentro estaba confusa. Me recuerda el espléndido guión de la película “Solas”, en la que mientras que por un lado no desea el niño, y pasan por su cabeza los intentos de fuga (de la vida, o de la situación de maternidad a través del aborto) por otro lado la ayuda de los que le rodean le hace desear la vida: es la amistad de un abuelete, el cariño de la madre que está siempre presente aun cuando no está físicamente con ella porque se fue de casa…

Cuando falta este apoyo, puede pasar de todo, y luego suele venir el remordimiento… y esto es lo que le pasa a la de la carta: “¡Dios santo! que imbécil soy. Ahora, cada minuto pienso en mi niño, pienso que soy egoísta, fría, criminal… no puedo dejar de pensar en ello». Es tremenda la soledad de quien no tiene presente que no hay que actuar en los momentos bajos sino esperar, porque es posible salir adelante «como tantas y tantas mujeres», que aunque se hagan tonterías siempre “se puede ir adelante”. Entonces vienen pensamientos negativos: “Y ahora, ¿quién me perdonará esto? Mi niño ya no está, yo estoy vacía, completamente vacía».

«Quiero que Dios me perdone, pero creo, que lo que he hecho es tan duro, tan cruel, tan bestial, que ni siquiera Dios puede perdonarme. Ni mi niño, que no ha tenido la oportunidad de ver el sol, ni el mar, ni de respirar… de nada». Aunque es comprensible este movimiento interior de amargura, y con la ayuda de una acogida de afecto por parte de quienes pueden ayudarles, ese dolor dará paso así a esperanza… Juan Pablo II, en un precioso texto de la Encíclica sobre la vida, apunta que nunca es tarde para transformar el remordimiento en arrepentimiento, y anima a esas madres a que dirijan la energía que sienten por reparar hacia obras de apertura a los demás, y pidan perdón a sus hijos que están en el Señor (hay una comunicación aún con los que ya no están entre nosotros, por la oración).

Sigue la carta: «He sido su juez y le he condenado a muerte sólo por el hecho de ser, de estar dentro de mi, ¡¡¡pobrecito mío!!!! Mi niño, por el que ahora estoy llorando, y del que no tenía conciencia antes… Ahora le pido perdón, con todo el dolor de mi alma y me sigo sintiendo mal, cada vez peor. No sé por que no salí adelante, con mi tripita, tan contenta.

”Ahora le pongo carita, lo veo en cualquier sitio, el pobre, mi niño, estaba ahí, sin hacer nada, tan solo estando, sin saber nada, sin pedir nada, estaba por que sí, pero estaba, ahora ya no está, no se donde está, no se lo que siente… sólo quiero que este bien, a salvo de mí». Quien piensa estas conmovedoras palabras ya no está dentro de la “cultura de la muerte” sino que se está abriendo a la vida, aunque la herida quede abierta, a modo de hacer así penitencia: «no creo que esté neurótica, sólo pienso que he liquidado textualmente a mi propio hijo y me siento sola, vacía e insensible. Incluso pienso que no sé si alguna vez sabré ser madre. Necesitaré ayuda por muchos años, y creo que no lo olvidaré jamás».

Se hace nuevas preguntas: «¿Por qué no me hice cargo? ¿Por qué no le dejé vivir? ¿Por qué he sido tan calculadora?… Sólo hay un ‘por qué’ con respuesta: ¿por qué me siento tan mal? Es sencillo, porque lo he matado, sin pensarlo apenas, sin el más mínimo remordimiento inicial, pero ahora me gustaría tenerlo dentro de mí, creciendo, esperando su momento para llegar al mundo, y esperar el momento de tenerlo entre mis brazos, de besar esa piel tan suave que tienen los bebés, de decirle que es mi hijo y que le quiero, que le cuidare ¡ya no puedo! mi niño o mi niña no está, lo maté, y yo sigo caminando, y el mundo se sigue moviendo sin el, sin ella, y yo ya no soy la misma, ahora no me quiero, me desprecio profundamente, ahora cuando ya no tiene solución me arrepiento… ya ves que estúpida, que inútil, ahora lo quiero sentir, como antes».

El final de la carta es de petición de perdón: «Pero ya, no puede ser… espero mi niño, que algún día me puedas perdonar… yo no me lo perdonaré mientras viva». Quizá el perdón más profundo, el que aún no ha conseguido la autora de este relato, sea el perdón de sí mismo. En el fondo, consiste seguramente en abrirse al perdón de Dios, acogerlo de verdad. Quizá sea el mal más fuerte del mundo de hoy, el no perdonarse a sí mismo y de ahí viene el resentimiento…

Domingo de la semana 4 de tiempo ordinario; ciclo A

Domingo de la semana 4 de tiempo ordinario; ciclo A

La pobreza de espíritu, o humildad, es el camino que nos conduce a la felicidad del reino de Dios: “bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos”

«Al ver Jesús a las multitudes, subió al monte; se sentó y se le acercaron sus discípulos; y abriendo su boca les enseñaba diciendo:

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, os persigan y os calumnien de cualquier modo por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en el Cielo: de la misma manera persiguieron a los profetas que os precedieron» (Mateo 5,1-12).

 

1. “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos” Jesús proclama el modo de ser dichoso, feliz: «Las bienaventuranzas dibujan el rostro de Jesucristo y describen su caridad; expresan la vocación de los fieles asociados a la gloria de su Pasión y de su Resurrección; iluminan las acciones y las actitudes características de la vida cristiana; son promesas paradójicas que sostienen la esperanza en las tribulaciones; anuncian a los discípulos las bendiciones y las recompensas ya incoadas; quedan inauguradas en la vida de la Virgen María y de todos los santos» (Catecismo 1717).

 Lo que se declara bienaventurado son las personas y no las situaciones (que son malas). Ante el desánimo de toparse con el dolor, los ojos ven la cruz y al Señor, y llenos de confianza toman esa situación y la llevan con garbo, sin mandarlo todo a paseo y sin “quemarse”, llenos de esperanza. Hay ahí encerrado un misterio: la «obertura» del sermón de la montaña es una proclamación, una promesa, una llamada cordial a la felicidad que viene de Dios. Las bienaventuranzas son como un retrato del verdadero pueblo de Dios. Los pobres, entre los que podemos incluir a los que lloran, y a los humildes, son esta categoría de personas desvalidas, conscientes de que solos no pueden salir de su situación y que no quieren salir de ella a base del poder y la fuerza. Son aquellos que tienen a Dios por rey, según la expresión de las otras lecturas de hoy. Practicar la justicia es hacer la voluntad de Dios, que a menudo se contrapone a los deseos humanos, lo que provoca la persecución para los que quieren ser justos.

Bienaventurados los pobres en el espíritu… Nadie que se infla es pobre de espíritu; luego el humilde es el pobre de espíritu. El reino de los cielos está arriba, pero quien se humilla será ensalzado (Lc 14,11).

Los mansos poseerán la tierra, y dice S. Agustín: “Ya estás pensando en poseer la tierra. ¡Cuidado, no seas poseído por ella! La poseerás si eres manso; de lo contrario, serás poseído. Al escuchar el premio que se te propone: el poseer la tierra, no abras el saco de la avaricia, que te impulsa a poseerla ya ahora tú solo, excluido cualquier vecino. No te engañe el pensamiento. Poseerás verdaderamente la tierra cuando te adhieras a quien hizo el cielo y la tierra. En esto consiste el ser manso: en no poner resistencia a Dios, de manera que en lo bueno que haces sea él quien te agrade, no tú mismo; y en lo malo que sufras no te desagrade él, sino tú a ti mismo. No es poco agradarle a él, desagradándote a ti mismo, pues agradándote a ti le desagradarías a él”.

Dichosos los que lloran, porque serán consolados. El llanto significa la tarea; la consolación, la recompensa. La muerte de un familiar va de la mano del consuelo del nacimiento de un hijo, por ejemplo. Verdadero consuelo será aquel por el que se da lo que nunca se perderá ya.

Son cada una de las

bienaventuranzas tarea y recompensa: Dichosos quienes tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Hay un alimento y bebida que sacia para siempre: Yo soy -dijo Jesús- el pan que ha bajado del cielo (Jn 6,41). He aquí el pan adecuado al que tiene hambre. Desea también la bebida correspondienteEn ti se halla la fuente de la vida (Sal 35,10).

Los «misericordiosos» son los que se ponen en la piel del otro y actúan en consecuencia: dan de comer al que tiene hambre, etc: Dichosos los misericordiosos, porque Dios tendrá misericordia de ellos.

Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios:«nadie verá a Dios y seguirá viviendo», porque el Padre es inasequible; pero su amor, su bondad hacia los hombres y su omnipotencia llegan hasta conceder a los que lo aman el privilegio de ver a Dios… porque lo que es imposible para los hombres es posible para Dios” (San Ireneo, haer.4,20,5; ver en Catecismo, 1722): “a ellos se les prometió la visión de Dios. Y no sin motivo, pues allí están los ojos con que se ve a Dios. Hablando de ellos dice el apóstol Pablo: Iluminados los ojos de vuestro corazón (Ef 1,18). Al presente, motivo a la debilidad, esos ojos son iluminados por la fe; luego, ya vigorosos, serán iluminados por la realidad misma” (S. Agustín). Los «limpios de corazón» son los que aman, viven la actitud contraria a lo que entendemos cuando hablamos de fariseísmo.

Hay que entender a «los que trabajan por la paz» como aquellos que trabajan positivamente por la paz, entendida como la plenitud de vida que Dios quiere para todos los hombres.

El resto del sermón de la montaña y todo el evangelio de Mateo irán concretando esta proclamación. Son palabras revolucionarias, un radical trueque de los valores en los que se inspira la mentalidad corriente: la de los tiempos de Jesús no menos que la de nuestros tiempos. Efectivamente, la gente ha creído siempre mucho en el dinero, en el poder en sus varias formas, en los placeres sensuales, en la victoria sobre el otro a cualquier precio, en el éxito y en el reconocimiento mundano. Se trata de “valores” que se sitúan, como aparece claramente, dentro del horizonte limitado de las realidades terrenas. Jesús rompe este círculo limitado y limitante: impulsa la visual sobre realidades que escapan a la comprobación de los sentidos, porque transcienden la materia y se colocan, más allá del tiempo en el ámbito de lo eterno. El habla de reino de los cielos, de tierra prometida, de filiación divina, de recompensa celeste, y en esta perspectiva afirma la preeminencia de la pobreza en espíritu, de la mansedumbre, de la pureza de corazón, del hambre de justicia, que se manifiesta no en la violencia, sino en soportar valientemente la persecución (Juan Pablo II).

Las bienaventuranzas no son otra cosa que la nueva realidad de los que han optado por Cristo. Algo que sucede después de haberse decidido por Jesús, lo que uno se va a encontrar en su vida después de dar un sí a Cristo. Ante las contrariedades, una voz le asegura: «No te desanimes. No eres ningún desgraciado. Todo lo contrario: eres un bienaventurado. Eres tú quien está construyendo el Reino y llegará un día en que esto aparezca con toda claridad». La perspectiva de futuro que Jesús introduce no es una evasión; es, sencillamente, la certeza que necesita el luchador de que su lucha no es una quimera, la certeza de que su lucha vale la pena porque efectivamente lleva a un término glorioso (J. Jeremias).

2. “Buscad al Señor los humildes, que cumplís sus mandamientos; buscad la justicia, buscad la moderación, quizá podáis ocultaros el día de la ira del Señor”. En medio de la niebla espiritual existente por aquel entonces en Israel, en el s. VII a.C. aparece una luz, un movimiento de restauración política y religiosa (reforma de Josías y promulgación del Deuteronomio). La gran catástrofe que se cierne sobre Jerusalén («Día de la Ira») será una idea dominante del profeta. El hombre ha de rendir cuenta a Dios, y por eso invita a la penitencia y conversión mientras hay tiempo: «el pueblo despreciable» va a ser aniquilado y el «pueblo humilde» buscando la justicia busca a Dios: “Dejaré en medio de ti un pueblo pobre y humilde, que confiará en el nombre del Señor. El resto de Israel no cometerá maldades, ni dirá mentiras, ni se hallará en su boca una lengua embustera; pastarán y se tenderán sin sobresaltos”: el Resto de Israel, los que se escapan a la tentación de infidelidad a Dios, no sólo es algo que sucedió en la historia. En la persona de cada uno de nosotros se desarrolla el mismo drama. El amor de Dios manifestado en cada una de nuestras existencias es acogido y respondido en fidelidad por escasos sectores de nuestra persona.

 “El Señor hace justicia a los oprimidos, da pan a los hambrientos. El Señor liberta a los cautivos”. Son los indefensos: “dígase a una persona que se encuentra en algún aprieto: «Hay un varón poderoso que puede salvarte.» Al oír esto, sonríe, se alegra y recobra el ánimo. Pero si se le dice: «Dios te libra», se queda desesperanzado y como helado. ¡Te promete socorro un mortal, y te gozas; te lo promete el Inmortal, y te entristeces! ¡Ay de tales pensamientos!… Sólo en el Hijo del Hombre está la salvación; y en Él reside no porque sea Hijo del Hombre, sino porque es Hijo de Dios» (San Agustín). Cristo es el misterio, sacramento, “el Señor abre los ojos al ciego, el Señor endereza a los que ya se doblan, el Señor ama a los justos, el Señor guarda a los peregrinos”.Dichoso el que espera en el Señor, su Dios. Y a lo largo de toda su actividad terrena, el Señor percibió de una manera espontánea y vital los sentimientos contenidos en este salmo.

“El Señor sustenta al huérfano y a la viuda y trastorna el camino de los malvados. El Señor reina eternamente, tu Dios, Sión, de edad en edad. De ese reinado se sigue una verdad consoladora: no estamos abandonados a nosotros mismos; las vicisitudes de nuestra vida no se hallan bajo el dominio del caos o del hado; los acontecimientos no representan una mera sucesión de actos sin sentido ni meta.

3. “Considerad vuestra llamada, hermanos”: palabras que “nos invitan a reflexionar sobre una dimensión fundamental de nuestra existencia: nuestra vida forma parte del designio amoroso de Dios. San Pablo es explícito a este respecto. Por tres veces, en la lectura de hoy, afirma que Dios ha elegido a cada uno de nosotros, de manera que somos en Cristo Jesús, el cual se ha convertido para nosotros en sabiduría, justicia, santificación y redención.

Este es, en efecto, el maravilloso mensaje de la fe: en los orígenes de nuestra vida hay un acto de amor de Dios, una elección eterna, libre y gratuita, mediante la cual, Él, al llamarnos a la existencia, ha hecho de cada uno de nosotros su interlocutor: “La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios. Desde su mismo nacimiento, el hombre es invitado al diálogo con Dios” (Gaudim et Spes,19).

Llucià Pou Sabaté

 

 

 

 

 

 

 

I semana, miércoles: conversión y oración

I semana, miércoles: conversión y oración

Sigo el Evangelio de la misa del miércoles de la primera semana, sobre cómo rezar, dejar hacer a Dios, no preocuparse por nada… abrirse a la voluntad divina

 Referencias en el video:

1ª Bautismo de Jesús en el Jordán

http://www.santorosario.info/misteriosdeluz.htm

1 – El Bautismo de Cristo en el Jordán

Entonces vino Jesús al Jordán desde Galilea, para ser bautizado por Juan. Pero éste se le resistía diciendo: Soy yo quien necesita ser bautizado por ti, ¿cómo vienes tú a mí? Respondiendo Jesús le dijo: Déjame ahora, así es como debemos nosotros cumplir toda justicia. Entonces Juan se lo permitió. Inmediatamente después de ser bautizado, Jesús salió del agua y he aquí que se le abrieron los Cielos y vio el Espíritu de Dios que descendía en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz desde los cielos dijo: —Éste es mi Hijo, el amado, en quien me he complacido. Mt 3, 13-17. “…Misterio de luz es ante todo el Bautismo en el Jordán. En él, mientras Cristo, como inocente que se hace ‘pecado’ por nosotros (Cf. 2 Co 5, 21), entra en el agua del río, el cielo se abre y la voz del Padre lo proclama Hijo predilecto (Cf. Mt 3, 17 par.), y el Espíritu desciende sobre Él para investirlo de la misión que le espera…” (Juan Pablo II, Rosarium Mariae Virginis, 21) Todos los hombres son hijos de Dios. Pero un hijo puede reaccionar, frente a su padre, de muchas maneras. Hay que esforzarse por ser hijos que procuran darse cuenta de que el Señor, al querernos como hijos, ha hecho que vivamos en su casa, en medio de este mundo, que seamos de su familia, que lo suyo sea nuestro y lo nuestro suyo, que tengamos esa familiaridad y confianza con Él que nos hace pedir, como el niño pequeño, ¡la luna!

2ª El Cambio – Wayne Dyer (Español): Película de dos horas de duración

3ª  Ratzinger 1ª Encíclica

4ª San Cipriano: La virtud de la paciencia

5ª La tentación de la fe (Catecismo)

6ª Dr. Mariano Artigas: La mente del Universo

7ª Ref. Anécdota de la madre de D. Lluciá Pou Sabaté

8ª película cadena de favores:  

 Edit Posted in Blog | No Comments » Llucià Pou Sabaté saved a presentation on SlideShare. Dr. mariano artigas SlideShare Llucià Pou Sabaté saved a presentation on SlideShare. Dr. mariano artigas SlideShare

Diálogo entre Ciencia y Religión en la Actualidad