Introducción al judaísmo y la Torah

 

(forumlibertas.com)

La principal fuente de la religión judaica es la Torah, la Ley formada principalmente por el Pentateuco, Salmos y Profetas. También el Talmud y la Mishna dan orientación a la tradición, que interpreta y desarrolla la Torah

5 diciembre, 2023

Llucia Pou Sabate

Talmud Mishná. Foto de una sinagoga

¿Por qué hay tantas religiones? Hay diferencias entre ellas, pero también una raíz común. Hay una unidad del género humano ante el destino eterno de la persona. Todos los pueblos forman una comunidad con un origen y un fin común. Y son los judíos como los hermanos mayores de los cristianos y de los musulmanes, en cierto modo, pues del tronco de Abraham han salido las tres religiones monoteístas mayoritarias, judíos, cristianos (Jesús nació judío) y musulmanes. Son religiones que beben de los patriarcas, Moisés y los profetas, de modo especial judíos y cristianos: es el pueblo de la Antigua Alianza.

Los judíos acuden a la sinagoga, sus oraciones estaban basadas en los mismos textos que los cristianos.

Decía Wojtyla: “este extraordinario pueblo continúa llevando dentro de sí mismo las señales de la elección divina” (Cruzando el umbral de la esperanza, 16).

Es un pueblo ínfimo en número, pero tiene grandes responsabilidades a lo largo de la historia: basta pensar que recientemente hebreos como Freud, Marx, y Einstein fueron judíos. Basta ver que las personas de origen judío han recibido una proporción significativa de los Premios Nobel en comparación con su pequeño porcentaje de la población mundial: hasta 2022, aproximadamente el 22% de todos los Premios Nobel eran de origen judío, a pesar de que los judíos representan solo alrededor del 0.2% de la población mundial (en diversas categorías, como Física, Química, Medicina, Literatura, Paz y Economía).

Se dice que ha sido debido a su buena educación (acceso a los campos académicos y científicos), su resiliencia ante la discriminación y persecución que lleva a un esfuerzo por las habilidades intelectuales y superación académica, que algunas comunidades judías priorizan esos campos científicos.

Y si observamos el tema de las finanzas, en varios países, incluyendo Estados Unidos y Argentina, se ha observado una presencia significativa de personas de ascendencia judía en posiciones de liderazgo en el ámbito financiero y empresarial. Puede influir lo ya dicho, que valoran mucho la educación y el aprendizaje, que las migraciones que han tenido han desarrollado en ellos la capacidad de adaptación, que es un pueblo que desarrolla redes sólidas y relaciones comerciales, ayudan al éxito empresarial y financiero de sus miembros, y su gran resiliencia histórica.

¿Hasta qué punto influye la religión?

Pero hay que evitar generalizaciones, que han sido causa de antisemitismo en la historia, aunque fuera por envidia. ¿Hasta qué punto influye la religión? Sin duda, la religión es el gran factor de cohesión de ese pueblo, y está unido lo religioso a lo social (no casarse con otros no hebreos, no ser de otras religiones, etc.), todo ello influye en esas relaciones endogámicas que puede haber en algunas comunidades hebreas.

Para los judíos, la Torah y la tradición rabínica son sus fuentes, como también la institución de la Sinagoga, que después de la destrucción del 2º templo en el 70d.C. tendrá una gran importancia. Surge unos siglos antes de C., y tiene una función de reunión (Knesset), casa de oración (Bet Tefillah), de estudio (Bet Midrash); potencia la identidad del pueblo judío étnica y religiosa.

La principal fuente de la religión judaica es la Torah, la Ley formada principalmente por el Pentateuco, Salmos y Profetas. También el Talmud y la Mishna dan orientación a la tradición, que interpreta y desarrolla la Torah.

El Talmud

El Talmud es una obra central en la literatura judía y representa una compilación extensa de enseñanzas, discusiones y comentarios sobre la ley judía y la tradición oral, con un montón de normativas (por eso le preguntan a Jesús qué es lo más importante de la ley, en ese cúmulo de legislación). Hay dos versiones principales del Talmud: el Talmud de Jerusalén (Talmud Yerushalmi) y el Talmud de Babilonia (Talmud Bavli).

El Talmud de Jerusalén (Yerushalmi), Talmud palestino, es compilado en Israel y se completó aproximadamente en el siglo IV d.C. Este Talmud es más breve que el Talmud babilónico y se centra más en la Halajá (la ley judía) que en la Agadá (historias y enseñanzas no legales). Sin embargo, el Talmud Yerushalmi no está tan completo como el Talmud Bavli y tiene menos influencia en la práctica judía.

El Talmud de Babilonia (Bavli): se compiló en Babilonia (la región que abarca partes de la actual Irak) y se completó en el siglo VI d.C. Es mucho más extenso que el Talmud Yerushalmi y se convirtió en la principal fuente de estudio en la tradición judía rabínica. Incluye una combinación significativa de Halajá y Agadá, y sus discusiones son más elaboradas y detalladas. El Talmud Bavli ha sido fundamental en la interpretación y la práctica del judaísmo en las comunidades judías a lo largo de los siglos.

Ambos Talmudes, junto con la Mishná, forman la base de la literatura rabínica y son esenciales para el estudio y la comprensión del judaísmo ortodoxo y muchas de sus ramas. Estos textos contienen una amplia gama de temas, incluyendo leyes civiles, rituales religiosos, ética, filosofía y narrativas históricas. El estudio del Talmud es una parte integral de la educación en la tradición judía y es llevado a cabo en escuelas talmúdicas (yeshivot) en todo el mundo.

La Mishná

La Mishná (también conocida como Misná o Mishná) es una de las obras más importantes en la literatura judía y forma parte del Talmud. Es la primera recopilación sistemática de la ley oral judía y fue redactada en hebreo en la Tierra de Israel a finales del siglo II d.C. por el rabino Yehudá Hanasí, también conocido como Judá el Príncipe.

La ley oral judía se desarrolló a lo largo de los siglos como una tradición de interpretación y explicación de los mandamientos bíblicos. La Mishná organiza y presenta esta tradición de manera sistemática en seis órdenes (Sederim), que a su vez se dividen en tratados (Masejtot). Cada tratado se ocupa de temas específicos de la ley judía, cubriendo áreas como rituales, ética, leyes civiles, ceremonias religiosas y demás.

La Mishná es el componente principal del Talmud, que también incluye la Gemara. La Gemara es un comentario y análisis de la Mishná y se desarrolló posteriormente en dos centros principales, uno en la Tierra de Israel y otro en Babilonia. Juntos, la Mishná y la Gemara forman el Talmud de Jerusalén (Talmud Yerushalmi) y el Talmud de Babilonia (Talmud Bavli), que como hemos visto, son textos fundamentales para el estudio y la práctica del judaísmo rabínico.

Este judaísmo tradicional, desde el medievo, convive con la Cábala, corrientes esotéricas de carácter místico que pervive en nuestros días. Relaciona la divinidad trascendente (En sof) y la creación y tiene muchas especulaciones de simbolismo supuestamente bíblico de los números.

La Cábala (también escrito como Qábala, Cabalá, o Kabbalah) y el Zohar son conceptos relacionados en el ámbito del misticismo judío.

La Cábala

La Cábala (Kabbalah) es un sistema esotérico y místico dentro de la tradición judía que busca comprender la naturaleza de Dios y del universo. La palabra «Cábala» significa «recepción» o «tradición», y la práctica de la Cábala implica la búsqueda de conocimientos secretos y la comprensión de la realidad divina a través de la interpretación de textos sagrados y de principios místicos. Abarca varias escuelas y enfoques, pero en general, se centra en la interpretación de la Torá (los cinco libros de Moisés) y otros textos sagrados. Utiliza simbolismos, numerología, y en ocasiones, se asocia con meditación y prácticas místicas para profundizar en la comprensión de los aspectos más profundos de la realidad y la conexión con lo divino.

El Zohar

El Zohar es una obra literaria clave dentro de la tradición de la Cábala. Se le atribuye comúnmente al rabino Shimon bar Yojai, un sabio del siglo II, aunque algunos eruditos modernos sostienen que se escribió en el siglo XIII. El Zohar es un texto esotérico que se presenta en forma de comentarios místicos sobre la Torá. Su nombre significa «esplendor» en hebreo. Aborda temas como la naturaleza de Dios, la creación, el alma, y la interpretación simbólica de los relatos bíblicos. Utiliza un lenguaje altamente simbólico y alegórico. A través de sus enseñanzas, el Zohar pretende revelar los secretos ocultos de la Torá y proporcionar una comprensión más profunda de la relación entre lo divino y lo terrenal.

Ambos, la Cábala y el Zohar, han influido en diversas corrientes del pensamiento judío a lo largo de los siglos y han atraído el interés de personas de diversas tradiciones espirituales en busca de sabiduría mística. Es importante destacar que la Cábala y el Zohar son aspectos específicos dentro del judaísmo y no representan las prácticas y creencias de todas las corrientes judías.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.